Cómo enseñar al caballo a salir al galope

(3)
Escribir un comentario

¿Cómo hay que pedirle al caballo que haga una salida al galope? Esa es una pregunta que todos los jinetes se han hecho en un momento u otro.

No importa si tu caballo es joven o experimentado, nunca es tarde para trabajar las transiciones, que además son un ejercicio excelente para desarrollar y flexibilizar la musculatura del caballo, ¡siempre que las hagas bien, evidentemente!

Benjamin Aillaud te da unos consejos para efectuar correctamente este ejercicio, con calma y tranquilidad. Lo fundamental es que el caballo no relacione el ejercicio con una agresión y que le pidamos que lo haga cómodamente.

Recordatorio de las ayudas para la salid

  • Pierna interior en la cincha.
  • Pierna exterior ligeramente hacia atrás.
  • Peso del cuerpo hacia fuera.
  • Hombro exterior ligeramente hacia atrás.
  • Apoyo de la rienda exterior.

Trabaja con tus piernas, impulsa con el equilibrio y abre los dedos: el caballo saldrá al galope.


Transición galope - trote - galope

En un primer momento, trabaja las transiciones de aire entre el trote y el galope. Para empezar, será más fácil. Puedes encadenar transiciones ascendentes y descendentes a las dos manos. Cuando hayas obtenido un ejercicio correcto: recompensa y afloja las riendas.

  • Transición ascendente :

Antes de pedir una salida al galope, es obligatorio encontrar el trote adecuado para que la transición se realice cómodamente. Sitúate en un gran círculo. El caballo debe estar equilibrado y tranquilo y mantener el ritmo. No debe adelantarse. Si es necesario, ve un poco más lento antes de salir al galope. Ponte al trote preferentemente sentado. Coloca las ayudas y pídele la salida. Debes sentir el impulso de los cuartos traseros y el caballo no debe proyectarse hacia delante.

  • Transición descendente:

Después de algunas zancadas al galope, puedes volver al trote. Para ello, levanta los hombros, tira ligeramente de las riendas, manteniendo las piernas para conservar el impulso de los cuartos traseros y, si es necesario, utiliza la voz. Una vez pasada la transición, trata de volver lo más rápidamente posible a un trote de trabajo tranquilo y sin agitación.


Transición paso - galope - paso

Las ayudas son exactamente las mismas que para una salida al galope desde el trote. Mantén un paso activo, porque una salida desde el paso exige más impulso, y sitúa las ayudas.

Para la transición descendente no muevas las manos hacia atrás y no tires de las riendas: lo correcto es enderezarse levantando ligeramente las manos y cerrando los dedos sobre las riendas mediante una acción limpia, que hay que interrumpir en cuanto el caballo se ponga al paso.

Si el caballo se pasa al trote en la transición galope-paso, devuélvelo al galope en círculo. Luego vuelve a pedirle la transición, siempre con calma. Si te cuesta, en un primer momento puedes pedirle la transición siempre en el mismo sitio, para que el caballo se anticipe y efectúe la transición correctamente. Pero eso solo debe durar unas pocas sesiones. El caballo debe entender y asimilar las ayudas asociadas a las transiciones, y por eso hay que pedirle las cosas con claridad.

Si el caballo se atraviesa antes de salir al galope es porque tardas demasiado en pedirle la salida cuando ya has movido hacia atrás la pierna exterior. Por ello, el caballo piensa que le estás pidiendo que meta la grupa hacia dentro. Si el caballo tiene la costumbre de atravesarse siempre, pídele una salida al galope en falso para que coloque bien la grupa, y ayúdate con la valla para canalizarlo.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Escribir una opinión
IR ARRIBA