La extensión del cuello

Escribir un comentario

La extensión del cuello es un ejercicio de flexibilidad del caballo muy utilizado, especialmente al iniciar y finalizar la sesión de trabajo. Tiene como objetivo preparar el dorso del caballo para soportar el peso del jinete y aportar comodidad en los aires, liberando el dorso de las tensiones que pueden dificultar los movimientos del cuerpo. Seguramente ya has oído hablar de "estirar la línea superior" pues bien, ¡de eso hablamos! Te brindamos algunos consejos para ejecutar y aprender a realizar lo mejor posible este eficaz ejercicio.

Este trabajo se realiza en dos etapas.

Es muy útil empezar con el ronzal, si tenemos en cuenta la lógica del ejercicio, para que el caballo esté cómodo, y después continuar con el trabajo montado.

La extensión del cuello con el ronzal

Si tienes previsto montar después a tu caballo, prepáralo por completo para que esté listo para ser montado, y engancha el ronzal a la manera Colbert (el ronzal pasa por encima de la nuca). No olvides cambiar el lado del enganche del ronzal si cambias de mano. Ahora puedes poner al caballo en el círculo, tiene que estar predispuesto y tranquilo. Si no fuese así, realiza pequeños ejercicios como los recomendados en la lección "sígueme". Para poder estirar la línea superior tu caballo debe estar relajado.

Empieza el ejercicio al paso. Tu caballo está trabajando en círculo, debes ir reduciendo progresivamente el diámetro utilizando el contacto con el ronzal y manteniendo el movimiento hacia delante.  Tu caballo debe ceder a la acción del ronzal, en cuanto lo haga, reduce la presión en tu mano y da libertad al caballo agrandando de nuevo el círculo. Después, ajusta de nuevo el tamaño del círculo demandando la extensión del cuello, cuando el caballo ceda, tu debes ceder también.En cuanto el caballo baje el bloque cabeza-cuello, impúlsalo soltando el ronzal y permitiendo que se agrande el círculo. Al mismo tiempo, asegúrate de que conserva bien la cadencia.

Por supuesto, si tu caballo no está acostumbrado, al principio no permanecerá en posición baja mucho tiempo, lo logrará gracias a un trabajo continuado. El caballo descubrirá la posición de extensión del cuello por el contacto y las variaciones de los tamaños del círculo de trabajo. Si tu caballo levanta la cabeza, no importa, es solo para reequilibrarse. Déjalo hacer y vuelve a solicitar una extensión del cuello. Cuando tu caballo lo entienda, puedes realizar el trabajo montado.


La extensión del cuello montado:

Con el trabajo montado, el ejercicio es más o menos parecido. Mantén la rienda exterior ajustada para que tu caballo no esté demasiado curvado hacia el interior, pero tampoco debe estar bloqueada para poder acompañar el movimiento hacia abajo. Tu pierna interior está en contacto a la altura de la cincha.  Toma un ligero contacto con la rienda interior, sin tirar, y espera a que tu caballo ceda jugando con tus dedos. En cuanto realice un movimiento hacia abajo cede sin perder el contacto y acompaña el movimiento con las manos. Y por supuesto, no olvides recompensarlo. Realiza el ejercicio con las dos manos y después puedes pasar al trote.

Es preferible realizar este ejercicio al trote levantado, pero ten cuidado, no debes ir demasiado rápido y es lo que suele pasar. Si tu caballo acelera cuando el bloque cabeza-cuello desciende, intenta raletinzar el ritmo adoptando una postura erguida, si no lo consigues vuelve al paso tranquilamente y vuelve a pedir el trote.Durante la extensión del cuello, la nariz del caballo casi debe rozar el suelo. Pero tampoco debe tirar de las riendas. Si fuese así, refuerza la acción de tu pierna, no tires de las riendas pero tampoco cedas. En cuanto lo comprenda, realizará el ejercicio voluntariamente porque es muy agradable para él. Es ideal para el calentamiento y también para recompensarlo al finalizar la sesión permitiendo que tu caballo se estire. Si lo realiza su recuperación mejorará.

En cuanto el caballo logre realizar una extensión del cuello y conservar esta actitud realizando la figura del ocho, las líneas rectas... Es el momento de trabajar al galope. Inicialmente, monta un círculo grande y pide la extensión progresivamente. ¡Y sobre todo no olvides recompensarlo!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Escribir una opinión
IR ARRIBA