¡No te líes más con el ronzal!

Escribir un comentario

¡No te líes más con el ronzal!

El trabajo con el ronzal es igual de importante que el trabajo montado. Además, permite que el jinete observe a su caballo mientras se mueve, algo difícil cuando está en la silla. Sin embargo, son muchos los caballos que ven la sesión con el ronzal como si fuera un momento de juego y que cogen el mal hábito de pasear a su jinete tirando de la cuerda...

Para evitar este problema, aquí tienes un método que te ayudará a disciplinar a tu caballo. De este modo podrás plantearte realizar un trabajo con el ronzal y no simplemente dejar que el caballo se desfogue. ¿Tu caballo tiene ganas de expresarse? Es normal y podemos entenderlo. Sin embargo, no por ello tiene que arrastrarte y tirar del ronzal, sino que puede hacerlo siguiendo su círculo.

[No se olvide de activar los subtítulos en los parámetros]


Para ponerle el ronzal al caballo, no dudes en utilizar un cabestro etológico o un bridón si tu caballo es un poco fogoso. Si utilizas un bridón, puedes sujetar el ronzal al modo Colbert o utilizar una unión de ronzal para evitar cualquier problema en caso de que el caballo cambie de mano sin que se lo hayas pedido. ¡Algo que no debería pasarte luego!

 

En un primer momento, para que el caballo no vaya en cualquier dirección, lo importante es que se sienta seguro contigo. Tiene que seguirte y mantener la cabeza orientada hacia ti, siguiendo tu más mínimo movimiento. Para ello es esencial la lección "sígueme". Esto permite que el caballo decida quedarse contigo porque se siente bien así, en vez de salir huyendo.  Y por esto es muy importante recompensar bien al caballo, para que tenga ganas de quedarse cerca de ti. Si te sigue sin problemas a cualquier parte, puedes alargar el ronzal poco a poco.

Ahora ya estás preparado para poner al caballo en el círculo.

Al principio, trabaja al paso en un pequeño círculo, manteniendo al caballo cerca de ti. Se trata de conservar un contacto y una distancia que te permitan redirigir su cabeza hacia ti apartándole las ancas.

En ese momento es cuando tienes que establecer los códigos. Separas los brazos para que el caballo vaya al círculo y los juntas para que se acerque a ti. Tienes que hacer este trabajo con las dos manos. Puede costarte un poco de tiempo que el caballo asimile bien esos gestos.

Una vez en el círculo, si el caballo tira del ronzal, hazlo ir al centro del círculo contigo. Recompénsalo y envíalo a un pequeño círculo que irás agrandado poco a poco. En cuanto el caballo tire, lo traes al centro, con calma.

El caballo tiene que estar siempre a la espera de tus órdenes. De este modo estará más atento a todo lo que pase a su alrededor. A final, el caballo debe ser capaz de hacer un gran círculo sin tirar.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Escribir una opinión
IR ARRIBA