Protegerse bien del frío en invierno

Escribir un comentario

Protegerse bien del frío en invierno


Cuando preparas al caballo en la cuadra o cuando lo paseas para calentarlo, estás especialmente expuesto al frío.

En invierno, es fundamental reforzar el equipamiento para una mayor comodidad. Descubre los productos más prácticos para mantenerte caliente de la cabeza a los pies.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

La cabeza y el cuello:

La cabeza es una de las partes del cuerpo por la que más nos enfriamos. Así que es muy importante protegerse en caso de frío intenso. Existen pasamontañas especialmente concebidos para llevarlos debajo del casco de equitación. Las bragas de cuello también proporcionan un gran confort térmico.


El tronco:

Es indispensable tener en el guardarropa una chaqueta de equitación caliente con cuello alto. La parka de equitación es ideal para los inviernos fríos, porque es larga y protege los muslos. Es preferible una chaqueta de equitación con fuelles en la zona de la cadera para estar más cómodo en la silla.

Debajo de la chaqueta se puede llevar una prenda interior térmica de un material tipo lana merina, perfecta para aportar más calor.

Escoge una chaqueta que puedas quitarte fácilmente cuando estés en la silla, porque la mayoría de jinetes se quitan prendas a medida que el trabajo se hace más intenso.


 


Las manos:

Se trata de una parte del cuerpo muy expuesta y muy sensible. Un pequeño truco: tener dos pares de guantes. Uno muy caliente para la cuadra y otro más fino para mejorar el contacto con las riendas cuando estemos montando.
No te olvides tampoco de los calientamanos, que son un muy buen remedio contra el hormigueo causado por el frío.

Descubre este producto :
http://www.aptonia.com/fr-FR/conseil/tout-savoir-chaufferette


Las piernas:


Existen pantalones específicos para la práctica en invierno. Estos pantalones se confeccionan con materiales cálidos, impermeables y que no dejan pasar el viento.

Cuando vayas con el caballo, antes y después del trabajo, no dudes en taparte los muslos con su manta riñonera o su manta ligera.

 


Los pies:

Los pies son, junto con las manos, la parte del cuerpo más sensible al frío: Así que es indispensable prever un equipamiento adaptado.

El material empleado en la fabricación de los calcetines es el que te permitirá mantener los pies calientes. Por ello, lo mejor es elegir unos calcetines con una composición mayoritariamente de lana.

En caso de frío intenso y de nieve, también puedes usar unas botas térmicas. ¡Su aspecto es un poco especial, pero mantendrás los pies perfectamente calientes!

Un consejo: cuando bajes del caballo con tiempo frío, deslízate suavemente para bajar, porque si saltas, puedes acabar lamentándolo (sentirás un dolor intenso en la planta de los pies).

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Escribir una opinión
IR ARRIBA